Psicología Humanista

Nos definimos como psicólogos humanistas porque:

  • Trabajamos para que cada persona logre su máximo desarrollo como ser único e irrepetible.
  • Reconocemos la naturaleza intrínsecamente bondadosa del ser humano y su tendencia innata a la autorrealización
  • Confiamos en la sabiduría de la naturaleza y en la forma en que todo ocurre evitando el control propio y de nuestro entorno.
  • Impulsamos el logro de la conciencia ampliada  más allá de la identificación con el yo que solo es uno de los diferentes estados y niveles de conciencia a los que podemos llegar.
  • Trascendemos el ego y avanzamos hacia nuestra totalidad para alcanzar una mayor evolución o integración de nuestra conciencia (de partes de nosotros mismos, de nuestros patrones relacionales y con la totalidad).
  • Integramos mente y cuerpo atendiendo  a los mensajes que nos transmite nuestro cuerpo acerca de lo que somos, hacemos y sentimos y lo utilizamos como medio de expresión para funcionar como un organismo total.
  • Reequilibramos las polaridades y revalorizamos lo emocional, lo intuitivo, lo contemplativo, frente a la primacía de lo absoluto racional.
  • Practicamos una comunicación plena que implica el reconocimiento del otro como ser total y no solo como objeto o medio para alcanzar nuestros propósitos personales.

Tomamos también algunas ideas, métodos, experiencias, etc, de algunas vertientes teórico-prácticas de índole humanista como:


La terapia Gestalt  pertenece a la Psicología humanista ya que tiene como objetivo, ayudar al paciente a sobreponerse a sus síntomas, impulsarle a ser más completo, a estar más creativamente vivo y a liberarse de los bloqueos y asuntos inconclusos que disminuyen la satisfacción óptima de sus necesidades, su crecimiento y su autorrealización.

Se basa en aportes de otras teorías y filosofías integradas creativamente por Fritz Perls.

Sus objetivos son ayudar al paciente a vivir en el ahora,  en el aquí, dejar de imaginar y fantasear en exceso para sustituir al contacto real, de pensar innecesariamente sustituyendo a la acción, de aparentar o jugar al "como sí", expresarse o comunicar, sentir lo desagradable y el dolor, no aceptar ningún "debería", más que los propios según nuestras necesidades y experiencias, y ser completamente responsable de nuestras acciones, sentimientos, emociones y pensamientos propios.

En este enfoque se observa el ciclo de la experiencia o sucesión interminable de ciclos en los que el organismo sabe lo que le conviene y tiende a regularse por sí mismo; reproduce los patrones de contacto que establecen las personas con su entorno y consigo mismos; y explica el proceso cómo surgen y desaparecen las figuras una vez satisfecha la necesidad.

Cuando la persona no satisface la necesidad aparecen auto interrupciones o bloqueos de diferentes tipos en los que utiliza mecanismos de defensa como: desensibilización o bloqueo de las sensaciones del medio externo e interno, lo que estimula la intelectualización; proyección o transferir lo que uno no puede aceptar en sí mismo a los demás; introyección o aceptación detodo lo que le dan sin masticarlo lo suficiente; retroflexión lo contrario a la proyección; deflexión oestablecimiento de contacto frío e inocuo para no sufrir daño; confluencia o mímesis configuras importantespara ser aceptado o no entrar en discusión.

Otra de las aportaciones de la terapia Gestalt son los denominados estratos del yo o cada una de las seis capas que recubren, a manera de una cebolla, al Ser auténtico y son las siguientes: Falso; del como sí; Fóbico; Implosivo; Explosivo; y Self verdadero.

Por otra parte, los sueños son vistos como proyecciones de la personalidad del soñante, partes de su experiencia que se encuentran enajenadas o no asimiladas y que se manifiestan en las imágenes oníricas como mensajes existenciales.

En la Terapia Gestáltica se trabaja con técnicas Supresivas que se usan para que el paciente experimente lo que no quiere o lo oculto y facilitarle su darse cuenta; Expresivas: para que exprese lo no expresado, termine o complete la expresión, busque la dirección y haga la expresión directa; e Integrativas: para que incorpore o reintegre a su personalidad sus partes alienadas.

Una persona madura es capaz de vivir y sostener todo tipo de experiencias emocionales en el "aquí y ahora", sabe trascender cada uno de los estratos de su yo; se da autosoporte y es responsable de sí misma.

Inicio

 

ADEA

Centro de Psicología Humanista


Calle El Salvador, n° 69 piso 6 · CP: 35010 · Las Palmas de Gran Canaria
Teléfono (móvil): 654.41.09.76 · Ver mapa
 
 e-mail   Skype   Facebook   Twitter   RSS   Moodle   YouTube   Pague Online 
 
 
  Términos legales ·   © 2012